Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 20 de abril de 2009

¿ Qué hacemos con el turismo?


¿Qué hacemos con el turismo?

Publicado en el periódico La Comarca el 7-04-2009



Accedemos al pabellón de las Comunidades Autónomas en busca del stand de Aragón en la pasada edición de Fitur: mucha nieve, mucho Pirineos y mucha capital es lo que principalmente encontramos. Que nuestra comunidad en las ferias de turismo prácticamente solo venda ski y sus capitales de provincia no es una novedad, viene de lejos; además que el Patronato Provincial de Teruel en detrimento del resto de comarcas promocione con exceso la capital desgraciadamente tampoco lo es. La provincia es mucho más que el jamón, Dinópolis y los amantes.

En la pasadas citas de Fitur y del SITC, dos de las ferias de turismo más importantes de España se pudo constatar una vez más que las comarcas del Bajo Aragón histórico quedaban representadas en tan solo dos tristes folletos y poco más, posiblemente de ahí que la comarca del Matarraña decidiese tener su propio stand en la feria de Barcelona apostando por su producto turístico y el tirón que la marca “Matarraña” tiene en Cataluña.

Siempre he cuestionado que tal y como esta concebido actualmente el Patronato Provincial de Turismo sea realmente una herramienta efectiva para nuestro turismo. Lógicamente tiene que haber una coordinación turística entre todo el territorio para aprovechar las sinergias comunes que existen, es lógico y necesario, pero de ahí a que toda una provincia sea gestionada y planificada con tan poca visión global y tan focalizado en los intereses de Teruel capital, me parece que es un abuso de centralismo descarado.

Por la localización geográfica y la distancia entre las dos zonas, los mercados potenciales si bien son parecidos marcan diferencias interesantes, para Teruel y su área de influencia es la Comunidad Valencia el más importante, para el Bajo Aragón Histórico es Cataluña seguido de Zaragoza, Valencia y País Vasco.

A esto hay que sumar que los proyectos que se están desarrollando actualmente y que mayor impacto económico dejaran en el territorio como son la Ciudad del Motor o la Ruta Iberos necesitan de una gestión turística más cercana y ágil.

Por otra parte, hay que tener en cuenta los esfuerzos e inversiones que tanto las administraciones como los empresarios del Matarraña de manera importante en comparación con el resto de comarcas, están realizando desde hace años en materia turística. No podemos olvidar al Bajo Aragón-Caspe que pese a pertenecer a otra provincia sus lazos culturales, económicos y turísticos están unidos al resto de comarcas bajoaragonesas.

Todo esto hace que se necesite un espacio común de promoción y de trabajo que aglutine al Bajo Aragón histórico como un todo y complemente las estrategias y esfuerzos promociónales ahora mismo inexistentes.


Quizá sea esta la legislatura en la que el Ayuntamiento de Alcañiz apueste por el turismo de manera decidida, después de años de promesas incumplidas, sin proyectos de desarrollo, ni directrices en planificación turística, llevando a una ciudad con unos recursos potenciales más que notables y unas posibilidades importantes a una desorientación y desconocimiento, sin saber muy bien donde se quiere llegar ni que hacer.

Hace años que Alcañiz dejo de ser noticia por sus avances en este sector, curiosamente fue con José María Pascual como alcalde cuando se consiguió que la oficina de turismo fuese la única de Aragón que abriese todo el año; mucho ha llovido desde entonces pero bien poco se ha avanzado en política turística.


Nos encontramos por tanto con un sector que presenta importantes deficiencias; estaremos de acuerdo que de la concejalia de turismo no depende la vergonzosa y lamentable situación en la que se encuentra un atractivo tan importante para cualquier población como es su casco antiguo pero si por ejemplo que depende realizar un proyecto de señalización turística tan básico pero tan necesario a la vez.

Llama la triste atención como a pesar de tener varios productos con denominación de origen, no se realicen ni jornadas, ni iniciativas que apuesten por la gastronomía, un sector tan en auge en otras zonas.

Por último remarcar el uso que las nuevas tecnologías suponen para el turismo, las novedosas políticas de marketing 2.0 que con éxito ya aplican destinos turísticos ayuda a conseguir una mayor promoción y publicidad en las que habría que empezar a trabajar.


Ánimo y apoyo a la nueva concejala de Turismo, la socialista Carmen Mir que ha de conseguir que empresarios, administraciones, agentes sociales... todos se suban al carro del turismo alcañizano, siendo conscientes de que con la construcción de nuevos hoteles, la puesta en marcha de la Ciudad del Motor junto con otros proyectos, este sector está llamado a convertirse en la locomotora del tren de la economía no solo local sino comarcal en estos próximos años.


Oscar Morera

No hay comentarios:

Publicar un comentario