Se ha producido un error en este gadget.

martes, 31 de agosto de 2010

Canfranc, esperando sin desesperar.

Una gran estructura de metal del Gobierno de Aragón y del Gobierno central anuncia la última inversión realizada en la recuperación de la estación de Canfranc( Huesca), es curisoso, no informa de la fecha de finalización pero allí sigue en pie, ( si tiramos de hemeroteca informan que finalizaron en verano del 2009). La historia de esta joya arquitectónica de estilo Beaux Arts se asemeja a esos cuentos con final feliz pero con una triste y complicada historia, o al menos así quiero imaginar que será. El último episodio la renuncia del Gobierno de Aragón a llevar a cabo el proyecto de recuperación realizado hace unos años por el arquitecto Oriol Bohigas y que incluía la reconversión de la estación en un hotel de lujo, viviendas y un museo del ferrocarril. Los 30 millones de euros necesarios y la negación de ICO a conceder el préstamo ante la no viabilidad de la operación en estos momentos han llevado al traste con el proyecto.

El edificio ha mejorado sustancialmente su aspecto con la recuperación de la cubierta y consolidación del edificio. A pesar de ello continúa siendo una total vergüenza y brecha social el aislamiento de España con Francia y viceversa a través de Huesca por ferrocarril, un sueño histórico y viable pero con poca voluntad política.

Desde 1995 llevan pregonando y vendiendo humo los políticos para su reapertura, todos los partidos políticos sin distinción, pero lamentablemente el peso de Aragón mejor dicho el censo electoral es el que es, y si a eso añadimos dos pesos pesados como vecinos pues las promesas venidas del gobierno central gobierne quien gobierne todavía son menos creíbles.


Mientras tanto, si tenéis la posibilidad de visitarla y perderos por todas su antiguas instalaciones de aspecto noble venido a menos, merece la pena. Las sorpresas están aseguradas y su rica historia desde que se construyó hace que Canfranc espere sin desesperar a un futuro más soleado.